Por qué el mundo necesita replantearse el valor del agua

La investigación liderada por la Universidad de Oxford destaca la presión cada vez mayor sobre la medición, el monitoreo y la gestión del agua a nivel local y global. Se propone un nuevo marco de cuatro partes para establecer el valor del agua para el desarrollo sostenible a fin de orientar una mejor política y práctica.

El valor del agua para las personas, el medio ambiente, la industria, la agricultura y las culturas ha sido reconocido desde hace mucho tiempo, sobre todo porque lograr agua potable gestionada de forma segura es esencial para la vida humana. La escala de la inversión para el agua potable y el saneamiento universal y administrado de forma segura es amplia, con estimaciones de alrededor de $ 114 mil millones USD por año, solo para costos de capital.

Pero existe una necesidad creciente de volver a pensar el valor del agua por dos razones clave:

El agua no se trata solo de mantener la vida, sino que juega un papel vital en el desarrollo sostenible. El valor del agua es evidente en los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, desde la mitigación de la pobreza y la eliminación del hambre, donde la conexión es reconocida desde hace mucho tiempo: ciudades sostenibles, paz y justicia, donde los impactos complejos del agua solo ahora se aprecian plenamente.

La seguridad del agua es una preocupación mundial en crecimiento. Los impactos negativos de la escasez de agua, las inundaciones y la contaminación han colocado los riesgos relacionados con el agua entre las 5 principales amenazas mundiales por parte del Foro Económico Mundial durante varios años consecutivos. En 2015, la investigación liderada por Oxford sobre la seguridad del agua cuantificó las pérdidas esperadas por la escasez de agua, el suministro inadecuado de agua y el saneamiento y las inundaciones a aproximadamente $ 500 mil millones anuales.

El mes pasado, el Banco Mundial demostró las consecuencias de la escasez de agua y los impactos: el costo de una sequía en las ciudades es cuatro veces mayor que una inundación, y una sola sequía en el África rural puede encender una cadena de privaciones y pobreza a través de generaciones.

 

Reconociendo estas tendencias, existe una oportunidad urgente y global para repensar el valor del agua, con el Panel de Alto Nivel sobre Agua de Naciones Unidas / Banco Mundial, lanzando una nueva iniciativa sobre Valorización del Agua a principios de este año. El creciente consenso es que la valoración del agua va más allá del valor monetario o el precio. Para poder dirigir mejor las políticas y la inversión futuras, debemos ver la valoración del agua como un desafío de gobernanza.

Publicado en Science, el estudio fue realizado por un equipo internacional (dirigido por la Universidad de Oxford) y traza un nuevo marco para valorar el agua para los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Poner un valor monetario en el agua y capturar los beneficios culturales del agua son solo un paso hacia este objetivo. Sugieren que la valoración y gestión del agua requiere una acción paralela y coordinada a través de cuatro prioridades: medición, valoración, compensaciones e instituciones capaces de asignar y financiar el agua.

El autor principal Dustin Garrick, de la Universidad de Oxford, Smith School of Enterprise and the Environment, explica: “Nuestro documento responde a un llamado a la acción global: los impactos negativos en cascada de la escasez, los shocks y los servicios de agua inadecuados subrayan la necesidad de valorar mejor el agua. Puede que no haya balas de plata, pero hay pasos claros a seguir. Argumentamos que valorar el agua se trata fundamentalmente de navegar por las concesiones. El objetivo de nuestra investigación es mostrar por qué tenemos que volver a pensar en el valor del agua y cómo hacerlo, aprovechando la tecnología, la ciencia y los incentivos para superar las obstinadas barreras de gobernanza. Valorar el agua requiere que valoremos las instituciones “.

El coautor Richard Damania, economista principal mundial de la Práctica del agua del Banco Mundial, dijo: “Mostramos que el agua apuntala el desarrollo y que debemos gestionarla de manera sostenible. Se necesitarán múltiples políticas para múltiples objetivos. Las políticas actuales de gestión del agua están desactualizadas y son inadecuadas para abordar los desafíos relacionados con el agua del siglo XXI. Sin políticas para asignar suministros finitos de agua de manera más eficiente, controlar la creciente demanda de agua y reducir el desperdicio, el estrés hídrico se intensificará allí donde el agua ya es escasa y se diseminará a otras regiones del mundo, con impactos en el crecimiento económico y el desarrollo de agua de las naciones. ‘

En conclusión, la coautora Erin O ‘Donnell, de la Universidad de Melbourne, agrega: “2017 es un momento decisivo para el estado de los ríos. A cuatro ríos se les han otorgado los derechos y poderes de las personas jurídicas, en una serie de decisiones legales innovadoras que resonaron en todo el mundo. Este reconocimiento sin precedentes del valor cultural y ambiental de los ríos en la ley nos obliga a reexaminar el papel de los ríos en la sociedad y al desarrollo sostenible, y repensar nuestros paradigmas para valorar el agua “.

Artículo original (en inglés)

[Artículo publicado en www.ecoportal.net]

Éste sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de dichas cookies. Más información