Imprimir

Plan Nacional de Saneamiento del Uruguay: una respuesta país para el acceso al saneamiento

El primer Plan Nacional de Saneamiento del Uruguay fue presentado este viernes por la ministra Eneida de León, junto al Secretario Nacional de Ambiente, Agua y Cambio Climático, Carlos Colacce y el Director Nacional de Aguas, Daniel Greif, en un acto realizado en la Torre Ejecutiva de la Presidencia de la República.

El plan aborda el acceso al saneamiento de toda la población del país y en ese sentido la ministra de León afirmó que el trabajo realizado “es para cumplir con la Constitución de la República. Significa salud, calidad de vida, ciudadanía, justicia y equidad para la población uruguaya”.

El acceso al agua potable y al saneamiento es un derecho humano fundamental establecido en la Constitución de la República a partir de la reforma del año 2004, y el Uruguay se ha comprometido con el avance de la Agenda 2030 de Naciones Unidas, que considera el acceso universal al saneamiento adecuado como una de sus metas en el Objetivo de Desarrollo Sostenible ODS 6.

Daniel Greif, director nacional de Aguas, afirmó “El plan busca el acceso universal y tenemos que pensar no solo en la población que tiene acceso mediante redes, sino en el acceso al saneamiento de toda la población. El foco es garantizar el acceso al saneamiento adecuado al 100% de la población al año 2030. Hay que buscar las soluciones adecuadas a cada realidad.”

Actualmente cerca del 60% de la población tiene acceso a saneamiento por redes y el resto tiene soluciones individuales de diferentes características. Para cumplir con el objetivo de que toda la población acceda a un saneamiento adecuado, así como para garantizar óptimas condiciones de salud y ambientales, era necesario considerar las distintas modalidades existentes, planificar su expansión y definir las acciones necesarias para que todas brinden soluciones adecuadas.

El Plan de Saneamiento es un instrumento de planificación que identifica y sistematiza las acciones que son necesarias para que en el año 2030 toda la población del país cuente con un sistema de saneamiento adecuado. Aprobado por Decreto N° 014/2020 en enero de 2020, tiene por objetivo coordinar actores y recursos necesarios para lograr el acceso universal al saneamiento y postula explícitamente el cambio de paradigma para visualizar la amplitud de soluciones que permitirán viabilizar el acceso universal, atendiendo las particularidades de cada situación a lo largo y ancho del país. En ese sentido Greif señaló que el Plan “es una herramienta con la que queríamos llegar al cierre del periodo y esperamos sea un insumo para el próximo período.”

Por su parte, el Secretario Nacional de Agua, Ambiente y Cambio Climático Carlos Colacce destacó el trabajo interinstitucional que permitió la elaboración del Plan con participación de las Intendencias departamentales, OSE, la Universidad de la RepúblIca, OSE, OPP, y Ursea.

Colacce afirmó “Estamos convencidos de que este plan se puede llevar adelante con una interinstitucionalidad muy fuerte de todo el sector, planteando diferentes escenarios de gobernanza, la adaptación normativa, y una ley de saneamiento que permita ordenar la normativa dispersa. Este proyecto requerirá del respaldo político y la voluntad política para hacer que las cosas pasen.”

Las claves del Plan Nacional de Saneamiento

La estrategia en la que se apoya el Plan, parte de identificar tres tipos de soluciones de saneamiento adecuado a través de los cuales alcanzar el objetivo de la universalización, más allá de que existan otras soluciones válidas de saneamiento adecuado en el país.

En ese contexto, el Plan propone llegar a la mayor parte de la población a través de estas tres soluciones:

  • Redes colectivas y tratamiento centralizado de las aguas residuales.
  • Saneamiento en sitio y transporte con camión barométrico hacia tratamiento y disposición final de las aguas residuales en planta de tratamiento.
  • Sistemas con disposición final en sitio (infiltración, reúso o vertido a curso de agua)

Este plan se apoya en una serie de conceptos, dentro de los cuales se encuentran:

  • El plan se apoya en el principio de que el acceso al saneamiento es un derecho humano fundamental de acuerdo a lo establecido en el Art. 47 de la Constitución  de la República.
  • Considera aspectos de inclusión de distintos grupos sociales en el acceso al saneamiento. Se consideran los aspectos de género, infancia, migrantes, entre otros, que merecen enfoques  particulares.
  • Se apoya en un diagnóstico de la situación actual, la cual es resultado de un proceso de desarrollo histórico determinado por múltiples aspectos sociales, económicos y ambientales.
  • Aborda distintas soluciones de saneamiento adecuado, según las condicionantes locales, tanto mediante redes colectivas, como mediante soluciones estáticas, definitivas o provisorias. 
  • Considera etapas de implementación y criterios de priorización, de manera de avanzar progresivamente hacia la universalización del servicio al 2030. Se trata de un plan es dinámico que se irá retroalimentando y actualizando a medida que se avanza en lo propuesto.
  • Considera necesario un cambio en el modelo de gestión asociado a los saneamientos estáticos.
  • Prevé que el servicio de saneamiento sea brindado a través de una tarifa asequible para la población.  
  • Propone el desarrollo de nuevas capacidades técnicas a partir del apoyo a la investigación y formación.
  • El Plan se vincula de manera coherente con otros planes sectoriales: Plan Nacional de Aguas, Plan Ambiental para el Desarrollo Sostenible, Desarrollo y Turismo, Salud, Plan Nacional de Viviendas y con los instrumentos de Ordenamiento Territorial existentes.
  • Identifica y propone la adecuación normativa necesaria para su implementación, así como el desarrollo de directrices para acompañar nuevas soluciones de saneamiento previstas.

Documentación relevante:

 

Éste sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de dichas cookies. Más información